7 cosas que puedes empezar a hacer ahora mismo para reducir tu impacto medioabmbiental (parte 2)

Uncategorized

En esta segunda parte del post quería centrarme en lo relacionado con la cocina y la alimentación.

Zero waste cooking o Cocinar sin residuos:

Está muy de moda el estilo de vida zero waste. Para los que no estéis familiarizados con este concepto os cuento que con este nombre tan sonoro y molón se define a aquellas personas que han tomado la decisión de reducir al mínimo posible los residuos que generan.

Se que de primeras, sobretodo si nunca te lo habías planteado, puede parecer una utopía pero algun@s han conseguido meter todos los residuos de un año en un bote de poco mas de 200 ml (un bote de mermelada pequeño) que comparado con la media de 500 kg anuales por persona es todo un logro. Por ejemplo estos son los residuos de todo un año de Kathryn Kellogg.

Pero nosotros vamos a empezar con algo mucho mas sencillo.

Como ya comentamos en el post anterior si has empezado a utilizar bolsas de tela para sustituir las de plástico o estas reutilizando las bolsas de plástico que tienes por casa ya has dado un primer paso en esta dirección.

El siguiente paso para mi fue empezar a fijarme en la cantidad de residuos que generaba cada vez que me metía en la cocina. Cuando separo los residuos para reciclarlos intento tomar nota y buscar una alternativa que generé menos residuos. Por supuesto lo ideal sería comprarlo todo a granel y presentarte en las tiendas con tus envases y bolsas reutilizables pero en los casos en los que no sea posible elegir el producto con el envase menos malo (papel o cartón siempre mejor que plástico) será mejor que nada.

Planifica tus comidas(ayuda a consumir menos):

Una vez que vas teniendo claro que y donde comprarlo para reducir tus residuos a la hora de cocinar tu mejor aliado sera tener un planing para las comidas de la semana. Parece una idea algo trabajosa pero si le das una oportunidad verás que esta practica te permite comer mas sano, producir menos residuos en tu cocina y gastar menos dinero ya que pocas veces te encontrarás comprando cualquier cosa para salir del paso.

SI necesitas algo de inspiración u orientación para ponerte a planificar te recomiendo que le eches un vistazo a este post de veggieboggie.

Foto de veggieboogie, evidentemente.

Aunque no seas vegetariano y no estés planeando pasarte toda la semana comiendo verduras esta breve y amena guía te introducirá a los conceptos básicos que tienes que tener en cuenta para planificar tu menú para toda la semana y tenerlo listo dedicando poco mas de un par de horas.

Composta y Recicla tus desperdicios:

En otra sección del post anterior hablábamos de que en muchas ciudades no tenemos la opción de separar el resto orgánico en un contenedor especifico y esto significa que no se va a aprovechar.

Si este es tu caso ya estas tardando en empezar a reunir las sobras orgánicas para empezar a compostar ¡tus plantitas te lo agradecerán!

Prueba nuevos métodos de preparar tu comida:

Probar cosas nuevas en la cocina y romper la rutina gastronómica no solo es divertido y estimulante sino que ademas ayuda a no desperdiciar comida y a comer mas sano.

Ahumados, encurtidos, patés, salsas, mermeladas y confituras, helados, batidos, smoothies, bizcochos, bollos, magdalenas(a.k.a muffins)… Parafraseando a Michael Pollan “come lo que quieras pero cocinalo tu mismo” es una idea muy sencilla pero que te llevará a ser mucho mas consciente de que es lo que comes y de donde viene.

 

7 cosas que puedes empezar a hacer ahora mismo para reducir tu impacto medioabmbiental (parte 1)

sostenibilidad

He de reconocer que después de participar en el ecochallenge de 2017 he recuperado algunos hábitos que había aparcado y he adquirido otros nuevos.

No he empezado a plantar arboles en mis ratos libres ni me he pasado al veganismo radical de nivel 7, de hecho ni siquiera he apadrinado a una familia de pingüinos por un euro al día, pero estoy muy contento de haber incorporado en mi día a día algunas practicas que me ayudan a ser mas consciente del impacto que tienen mis acciones cotidianas y como puedo cambiarlo con decisiones muy sencillas.

RE-Utiliza tu bolsa:

Si te pones a sumar las bolsas de un solo uso que utilizas cada día te puede dar algo.

Por supuesto puede que seas de esa gente que guarda esas bolsas y luego las reutiliza para lo que haga falta pero seamos sinceros y aceptemos que cada día nos dan un montón de bolsas de plástico y no tenemos claro donde van a parar ¿te doy una pista?

 

Ese consumo de plástico se puede reducir notablemente acostumbrándote a algo tan sencillo como llevar contigo siempre una bolsa reutilizable.

De primeras parece algo considerablemente engorroso pero la verdad es que si lo piensas todos los días antes de salir de casa te aseguras de llevar uno o dos puñados de llaves, el teléfono móvil, quizás una tablet, el monedero y/o la cartera y otras cosas que consideras imprescindibles y que llenan tus bolsillos, mochila, bolso, riñonera o lo que sea ¿Me vas a decir que una bolsita de tela plegada va a suponer una gran diferencia en tus bolsillos?

Por suerte la mayoría de supermercados han incorporado la opción de comprar una bolsa reutilizable como alternativa a las típicas bolsas de plástico. Pero si quieres algo mas DIY puedes encontrar un montón de tutoriales que te explican como convertir tus viejas camisetas en bolsas para ir a la compra con muchísimo estilo.

O si prefieres algo mas elaborado:

Necesidades vs. Deseos:

No se lo digas a nadie pero soy un adicto a las compras reprimido.

Siempre que voy al súper, al mercado o a cualquier gran superficie  acabo deambulando por ahí como un zombi, mirándolo todo como un niño en una juguetería buscando algo que comprar.

Por suerte mi pepito grillo interior esta bastante alerta y me obliga a encontrar una escusa antes de sacar la tarjeta de crédito, así que ademas de andar por ahí con cara de flipado me dedico a debatir conmigo mismo en busca de un argumento solido para aprovechar esa oferta de 10 paquetes de galletas de chocolate por el precio de 9.

Justamente por eso la idea de cuestionarme cada compra antes de realizarla y llevarla acabo unicamente si de verdad necesito ese articulo es todo un reto para mi.

Hay una cosa que tenemos que tener clara en lo que a consumo responsable se refiere y es que el producto mas ecológico es el que no compramos.

Cualquier producto, por mucho certificado y etiqueta de comercio justo que lleve hay que transportarlo. Quizás pase por algún proceso de elaboración o empaquetado previo y cualquiera de esos procesos tiene un coste medioambiental.

Por supuesto que muchísimas compañías se preocupan de reducir esos costes o compensarlos y es importante apoyar esta actitud a la hora de decidirnos por una marca u otra.

He de reconocer que todavía me cuesta y algunos días me encuentro a mi mismo dando marcha atrás en la linea de cajas para repasar el contenido de mi cesta.Pero por otra parte es realmente liberador darte cuenta de que no necesitas la mayoría de las cosas que piensas en comprar casi por inercia. Un consejo que leí por ahí y que me ha estado funcionando es preguntarme si realmente lo necesito y sí la respuesta no es un si rotundo simplemente lo dejo.

Recicla todo lo que puedas:

Tan sencillo como eso. Cuando uno piensa en reciclar es fácil sentirse abrumado por las diferentes categorías a la hora de separar los residuos y puede que algunas veces no los separes correctamente. Pero la verdad es que por poco que hagas ya estarás haciendo mas que si no haces nada.

Lo ideal es empezar por lo mas básico como por ejemplo separar plástico, papel, vidrio y “el resto”. En algunas ciudades ese “resto” se puede separar en orgánico y mezclado pero en otros casos todo va al mismo contenedor.

Una vez que te acostumbres a estas 4 categorías empezarás a cultivar tu curiosidad y querrás saber cual es la mejor manera de reciclar cada cosa.

Hay muchisima gente tratando este tema desde distintos puntos de vista pero para empezar creo que quizás el mejor recurso sea la web de ecoembes y su guia de como reciclar bien.

En la segunda parte de este post nos centraremos en como reducir el impacto medioambiental desde la cocina.

 

 

Fragmentos de la extinción

Uncategorized

Este es uno de esos casos en los que una pista de audio dice mas de lo que mil palabras podrían aportar a la descripción.

Este maravilloso proyecto fue puesto en marcha por el artista David Monacchi y podéis encontrar muchísima información al respecto en la web del proyecto.

“Me di cuenta de que, si se reproduce correctamente, grabaciones de paisajes sonoros de estos ecosistemas podrían ser un medio eficaz de sensibilización de la biodiversidad y su patrimonio acústico destruido por la rápida deforestación y el cambio climático” declara el autor del proyecto autofinanciado que le ha llevado a lo largo de casi dos décadas a registrar los paisajes sonoros de la selva amazónica, africana y de la isla de Borneo.

Os invito a disfrutar de este proyecto  que no solo nos transporta a través de sus paisajes sonoros sino que documenta la “evolución” de dichos entornos naturales como consecuencia de la desforestación y de la  intervención del ser humano.

 

 

Ecochallenge 2017

Uncategorized

Hace unos días descubrimos esta iniciativa y desde entonces nos ha cautivado.

El EcoChallenge forma parte del proyecto educativo gestionado por Northwest Earth Institute.

ecochallenge logo

Esta ong con base en Portland propone un “reto” que consiste en elegir una o varias acciones de una lista y comprometerse a llevarlas a cabo durante un periodo de 2 semanas basándose en la idea de que adquirir un nuevo hábito es mas fácil si insistes en ello durante al menos 14 días.

echochallenge logoecochallenge logoEn la web podemos encontrar una lista muy extensa de acciones que nos permitiran reducir nuestro impacto medioambiental.

Las propuestas estan divididas en categorias (comida, salud, agua, transporte, energia, comunidad, residuos, naturaleza, simplicidad) e incluso te dan la opción de crear el tuyo propio. El grado de dificultad va desde acciones muy sencillas a épicas.

La plataforma permite crear un equipo o unirte a uno ya existente (como por ejemplo el nuestro).

El reto empieza el proximo dia 11 de octubre así que no te lo pienses mucho y échale un vistazo a la lista. Nosotros, por nuestra parte iremos comentando las diferentes acciones en nuestra página de facebook.

Por supuesto que si te interesa participar tu principal motivación no es la competitividad pero por mi parte considero que es todo un acierto plantearlo como un juego en el que todos los participantes suman puntos con sus acciones y en el que al final puedes ganar algun que otro premio.

Otra cosa que nos encanta de esta iniciativa es la posibilidad de visualizar y cuantificar el impacto de nuestras acciones.

Se suele decir que los pequeños cambios y las decisiones cotidianas pueden cambiar el mundo pero la verdad es que verlo todo sumado en una pantalla promete ser muy motivador.